Injerto de Peyote en Myrtillocactus

El Myrtillocactus Geometrizans es un cactus muy bueno para realizar injertos. A diferencia del injerto en pereskiopsis, se trata de un stock permanente, esto es, el cactus que injertemos no habrá que volver a reinjertarlo en un futuro.

Cortamos el Myrtillocactus por la parte donde sea más grueso, y el Peyote a ras de suelo pero dejando una zona verde para que vuelva a rebrotar.

Myrtillocactus geometrizans

Myrtillocactus geometrizans

 

Lophophora williamsii (Peyote)

Lophophora williamsii (Peyote)

El siguiente paso es unirlos, teniendo en cuenta dos cosas:

  • Que las circunferencias del anillo que se aprecia en ambos cactus se crucen en dos puntos, ya que encajarlos perfectamente sería demasiada casualidad.
  • Que se queden bien pegados.

Al cortar el myrtillocactus se cortan las costillas, la razón de esto es si no lo hacemos y conforme se vaya secando, el cactus tenderá a expulsar al peyote que intentamos injertar.

Ponemos el Peyote encima y, haciendo presión hacia abajo, giramos en ambos sentidos para asegurarnos de que no haya burbujas de aire, y a continuación lo fijamos con una goma elástica:

Injerto de Peyote en Myrtillocactus

Injerto de Peyote en Myrtillocactus

 

Lo mantenemos unas semanas en un sitio sin sol directo, por encima de los 20ºC y, si todo ha ido bien, veremos señales de crecimiento del Peyote: se aprecia que ha crecido por el verdor:

Injerto de Peyote en Myrtillocactus satisfactorio

Injerto de Peyote en Myrtillocactus satisfactorio

La parte superior de los Myrtillocactus se dejan cicatrizar en un sitio cálido, ventilado y a la sombra. Una vez cicatrizados los ponemos en una maceta con arena de sílice gruesa cubriendo unos 3cm y humedecemos el sustrato cada semana aproximadamente.

Al cabo del tiempo los sacamos y comprobamos que tengan raíces:

Myrtillocactus enraizado

Myrtillocactus enraizado

Una vez hecho esto lo plantamos en el sustrato definitivo. En este caso se ha usado Biobizz coco mix con perlita y arena de sílice gruesa.

Cuidados del Peyote en otoño e invierno

Durante la temporada fría, y a no ser que se mantengan con luz y calor en interior, el cactus Peyote entra en periodo de descanso y detiene su crecimiento. Los dos factores que disparan este descanso son la temperatura (entre 0 y 15ºC aproximadamente) y la falta de riego.

Lo conveniente es tener los cactus en un invernadero y no darles ningún riego durante este periodo hasta que vuelva la primavera. En caso de que no dispongamos de invernadero, los cactus se pueden meter dentro de la casa. Es importante no regarlos y que no tengan calefacción ya que esto provocaría que se el cactus siguiera creciendo y se etiolara por falta de luz.

Sintiendo el cambio de tiempo a más frio y no dando riego, la luz que reciban no es importante ya que el cactus entra en descanso y detendrá su crecimiento.

Estos cactus son muy vulnerables si se moja el sustrato y tienen frio. Hay que tener esto en cuenta por si alguna vez les llueve o son regados accidentalmente.

Cuidado de semilleros en invierno

Los semilleros, sin embargo, si es conveniente mantenerlos con calor e iluminación ya que no son cactus adultos y no son capaces de descansar. Aunque lo mejor es una lámpara HPS, una lámpara fluorescente también es una buena opción:

Esta en concreto es Secret Jardin 2x55W y tiene un transformador de calidad:

Transformador fluorescente

Cálculo del coste eléctrico

Para calcular el gasto mensual, calculamos el número de horas que está encendida la lámpara durante un mes (16h/día * 30 días) y el resultado (480h) lo multiplicamos por los Watios (110W), el resultado es 52800 Wh lo que es igual a 52.8 KWh. Luego multiplicamos este valor por el precio del KWh y tendremos el precio (al que luego se suman impuestos / extras según el proveedor).

Fertilizantes para Peyote

Fertilizantes para Peyote

Uso la gama de Biobizz, alternándolos y prácticamente en cada riego a la mitad de la dosis indicada por el fabricante. Con estos abonos es muy difícil quemar la planta. El básico para cactus es Bio bloom con un NPK de 2-7-4. Para peyotes recién germinados uso fundamentalmente Algamic.

Estos abonos cuentan con varios certificados orgánicos y son de alta calidad. Su sitio web es http://www.biobizz.com y se pueden encontrar en growshops.

Para mezclar con tierra en poca proporción uso guano de murciélago de marca Guanokalong, alto en fósforo y bajo en nitrógeno.

Los que tienen mayor proporción de nitrógeno se deben emplear más diluidos ya que los cactus requieren fundamentalmente fósforo y potasio.

Trasplante de Peyote

En ocasiones cuando adquirimos un cactus Peyote éste viene con un sustrato inadecuado como turba. Aquí explicamos como trasplantar este cactus a un sustrato más adecuado; al tratarse de un cactus adulto lo mejor es un sustrato mineral.

El trasplante se debe realizar cuando el sustrato donde viene el cactus esté completamente seco. Lo sacamos de la maceta y, cuidadosamente, quitamos toda la tierra que podamos. Al tratarse de turba lo normal es que esté hecho un bloque compacto. Podemos usar un recipiente con agua para quitar todo el sustrato que podamos, procurando no dañar las raíces.

Trasplante Peyote

Peyote de 10 años.

Lo dejamos en un sitio cálido y aireado a la sombra hasta que seque completamente. Una vez hecho esto, preparamos la nueva maceta con sustrato mineral, colocando piedras en el fondo para facilitar el drenaje. Para cactus más pequeños va mejor mezclar fibra de coco, recomiendo leer este artículo: sustratos para Peyote.

Sustrato mineral Peyote

Sustrato mineral.

Ponemos el cactus y rellenamos:

Peyote trasplantado

Lo dejamos al menos 10 días sin ningún riego para evitar riesgo de hongos.

Semillas frescas disponibles

Semillas de PeyoteDisponemos de algunas semillas de Lophophora williamsii para repartir. Para obtener las semillas envíanos un sobre con tu dirección escrita en el destinatario y un sello, una vez lo recibamos te lo enviamos de vuelta junto con las semillas.

Para más detalles entra en la sección Banco de semillas.

 

Injerto de Peyote en Pereskiopsis

El cactus Pereskiopsis spathulata es una de las especies más usadas para injertar plántulas de cactus recién salidas de semilla. Seguramente sea el que aporta la mayor velocidad de la planta que es injertada, además tiene tolerancia al agua y resistencia a la putrefacción. Podemos reproducirla simplemente cortándola en varios trozos y pinchándolos en una mezcla de tierra o coco con perlita; una vez que tienen raíces admiten bastante abono (recomiendo la marca Biobizz que cuenta con varias certificaciones ecológicas). También podemos injertarlos en otros cactus adecuados para injertos, aunque para injertarlos desde tan pequeños lo más viable es el pereskiopsis.

Es conveniente no regar estos cactus los días previos a hacer el injerto para que no lo expulsen.

Una vez nacidas las plántulas de cactus seleccionamos una para injertarla. Se corta el cactus pereskiopsis para a continuación cortar por la parte de la raíz del cactus recién germinado. Es conveniente cortarlo deslizando la cuchilla para que la operación sea lo más limpia posible:

Injerto de cactus

Plántula de Lophophora williamsii de unos 10 días.

Este esqueje se coloca sobre el tallo de pereskiopsis que cortamos previamente y deslizamos el cactus para que quede justo encima, procurando que se “crucen” las circunferencias del tallo y del peyote.

Injerto en pereskiopsis

Injerto recién hecho

Ahora ponemos estos cactus en un sitio con alta humedad (podemos conseguirlo usando perlita húmeda dentro de un tupper) y, si todo ha ido bien, en unos diez días habrán pegado y ya podemos pasarlos a otro entorno para que sigan su crecimiento, adaptándolos poco a poco. Una alternativa a ponerlos en un sitio con alta humedad es cubrir la zona de unión cuidadosamente con vaselina, de esta forma no se seca.

Injertos en pereskiopsis

Los injertos ya pegaron.

Injerto de Lophophora williamsii en Pereskiopsis spathulata

Injerto de Lophophora williamsii en Pereskiopsis spathulata al cabo de un tiempo.

Sustrato para Peyote (Lophophora williamsii)

En Peyoteway afirman que algunos cultivadores profesionales emplean 50% de fibra de coco y 50% de pumita granulada, que este cactus prefiere un pH entre 6.5 y 7.2, y que los cactus maduros parecen preferir una mezcla rica en minerales de arena gruesa y perlita. Hay que tener en cuenta que esta mezcla no aporta nutrientes. Con un pH superior se bloquean ciertos nutrientes.

En cactus adultos es conveniente un sustrato mineral. Para cactus jóvenes se le puede mezclar algo de fibra de coco lavada.

La fibra de coco presenta ventajas sobre la turba, entre ellas se trata de un material hidrófilo que absorve rápidamente el agua por muy seco que esté y que tarda más en descomponerse. Además no necesita ser tratado para corregir el pH ácido y es un recurso sostenible, producto del desecho de la industria del coco. En caso de que el pH sea inferior a 6 podemos corregirlo agregando una cucharada de carbonato cálcico.

Una mezcla adecuada para el cultivo de estos cactus sería una mezcla con parte de fibra de coco y aireantes como pumita, perlita, arena de sílice gruesa, piedras variadas a una granulometría similar y piedra volcánica. Si optamos por dar nutrientes en el sustrato, especialmente para semilleros y ejemplares pequeños, podemos optar por materia orgánica en forma de humus de lombriz y guano de murciélago (éste de alto contenido en fósforo y bajo en nitrógeno). Se debe evitar la turba ya que tiende a volverse ácida y esto no le gusta a estos cactus.

A pesar de que se ha recomendado en algunos artículos de revistas y webs, desaconsejamos plenamente el uso de tierra para cactus tal cual, ya que ésta tiende a apelmazarse y la turba a descomponerse y repeler el agua cuando está muy seca. A medio plazo tiende a formarse un bloque en el que no pueden penetrar las raíces y los cactus no podrán crecer bien. Este efecto de cemento se potencia si añadimos arena fina (especialmente la de construcción) a la mezcla.

Hay que evitar esto a toda costa. La superficie queda seca, aparentemente necesitando agua mientras las raíces no pueden crecer a través de este bloque y permanecen siempre húmedas, lo cual es una fuente de problemas.

Sustrato apelmazado

Sustrato apelmazado.

En cactus adultos que tengan que estar en una maceta relativamente grande, es más adecuado optar por un sustrato 100% mineral. El carbón es el que se compra en tiendas de jardinería para plantas. Conviene lavar la mezcla para quitar partículas de polvo que hacen efecto cemento. Para picar las piedras es conveniente usar gafas protectoras y para manejar la perlita hay que humedecerla previamente ya que es muy tóxico respirar el polvo que desprende.

Para picar la piedra es conveniente usar gafas protectoras.

Para picar la piedra es conveniente usar gafas protectoras.

Para picar la piedra es conveniente usar gafas protectoras.

Para picar la piedra es conveniente usar gafas protectoras.

Es imprescindible que la maceta tenga un excelente drenaje, y muy conveniente que sea de barro sin barniz ni pintura de ningún tipo. Para ello podemos cubrir la parte inferior con piedra volcánica. Si la maceta es de plástico debemos cubrirla con papel blanco, y protegerla del sol con malla de ocultamiento para que no de el sol directo, ya que esto quema estos cactus.

Germinación de semillas de Peyote

Las semillas mantendrán su fertilidad por años siempre que se conserven en un sitio seco y oscuro. Este factor junto a la humedad, la iluminación y el sustrato, son determinantes a la hora de la germinación de las semillas.

Es muy importante que el sustrato que preparemos tenga un buen drenaje y no retenga mucha agua. Una mezcla que funciona muy bien para semilleros de peyote es fibra de coco con perlita al 50% y le mezclamos después un poco de guano de murciélago alto en P y bajo en N (Guanokalong es muy bueno) y humus de lombriz. Debemos evitar el uso de arena fina ya que se compacta haciendo efecto cemento; la turba tampoco es conveniente ya que con el tiempo tiende a volverse ácida.

Para germinar las semillas de peyote en interior utilizaremos un tupper rectangular de poca profundidad y le haremos diversos agujeros de drenaje a lo largo del fondo. Pondremos una capa de unos 5cm de profundidad del sustrato mencionado anteriormente. Para la iluminación podemos emplear luz fluorescente de color azulado y, en caso de que sea necesario, un calentador con termostato o invernadero calefactado que mantiene la temperatura en 24ºC. Las semillas de peyote germinan cuando notan un cambio de temperatura entre el día y la noche, siendo el margen adecuado para germinación entre 21 y 32ºC, aproximadamente. También es conveniente que reciban mucha luz para aumentar el ratio de germinación. Para cultivo en exterior colocamos el recipiente en un sitio que reciba mucha luz solar indirecta si podemos mantener esta temperatura.

A continuación debemos regar el sustrato. Un método es por inmersión, colocando el tupper sobre una superficie con agua hasta que el sustrato esté empapado. Una vez hecho esto colocamos las semillas sobre el sustrato lo más uniformemente posible, sin necesidad de cubrirlas. Tapamos el tupper con film transparente para que se mantenga la humedad. Conforme vayan creciendo vamos poniendo encima arena de sílice gruesa para acuarios para dar soporte a las raíces; es muy importante que no se seque el sustrato para que las semillas puedan germinar. Las semillas germinarán en unas pocas semanas, cuando empecemos a ver puntitos verdes naciendo es el momento de agujerear el papel film para facilitar el intercambio gaseoso, ya que los cactus necesitan CO2 para crecer. En un mes aproximadamente retiramos el film transparente y colocamos el tupper en un lugar cálido con luz solar indirecta. Si todo va bien, en un año ya se podrán transplantar los cactus a una maceta. No tengas prisa por trasplantarlos ya que las plántulas de Peyote son delicadas, es conveniente dejarlos en el mismo recipiente hasta que luchen por espacio.

El ratio de germinación es aproximadamente del 50%, siendo mayor con semillas frescas. Si los cactus reciben la cantidad adecuada de luz solar indirecta (o luz artificial) se verán de un color verde lustroso. Si tienen demasiada luz se pondrán rojizos, y si tienen poca se estirarán mostrando un color verde claro.

Lophophora williamsii 1 mes

Lophophora williamsii 1 mes

Peyote 2 meses

Lophophora williamsii 2 meses.

Para abonarlos podemos usar abono de algas, para ello recomiendo el Alg-a-mic de Biobizz, que cuenta con varios certificados de cultivo orgánico y da muy buenos resultados. También podemos usar Root juice (estimulador de raíces) y Bio Bloom (NPK 2-7-4) de la misma marca.

Estos abonos se deben usar a la mitad o menos de lo que indique la etiqueta. Sa etiqueta indica unos 2-4ml/L usaremos 1ml/L, ya que al ser cactus se diluye más, de todas formas con estos abonos al ser orgánicos es muy difícil quemar las plantas.